The Guardian: ¿Está la conexión de Rusia destinada a ser el Watergate de la administración Trump?

///The Guardian: ¿Está la conexión de Rusia destinada a ser el Watergate de la administración Trump?

The Guardian: ¿Está la conexión de Rusia destinada a ser el Watergate de la administración Trump?

Cortesía de The Guardian/Por David Smith 

WASHINGTON, Estados Unidos.- Donald Trump salió de Washington el viernes, pero no pudo dejar atrás una tormenta de denuncias, intrigas y preguntas sin respuesta sobre sus lazos con Rusia, según una publicación hecha en The Guardian.

El artículo, firmado por David Smith, indica que si bien el discurso del presidente estadounidense al Congreso esta semana fue bien recibido, fue rápidamente eclipsado por las revelaciones de que su fiscal general, Jeff Sessions, había hablado dos veces con el embajador ruso durante las elecciones presidenciales del año pasado.

Según Smith, como ha salido a flote que otros miembros de la campaña Trump −incluyendo a su yerno Jared Kushner− también se reunió con el embajador, Sergey Kislyak, la conexión con el Kremlin parece destinado a ser el escándalo aparente que no desaparecerá de la Casa Blanca .

“El incesante goteo de pruebas ha llevado a comparaciones con el caso de Watergate que hizo caer al presidente Richard Nixon. También se ha convertido en un tema regular para comediantes en la televisión nocturna”, señala.

Sergey Kislyak

El artículo explica que en la Florida, el presidente debía visitar una escuela y reunirse con los líderes republicanos el viernes, pero los demócratas se mantuvieron presionando en Washington. Argumentaron que las reuniones de Sessions con el embajador contradecían sus propias declaraciones juradas al Congreso durante su audiencia de confirmación. Sessions afirmó el jueves que se reunió con el embajador en su calidad de senador, no como un sustituto de la campaña.

Asimismo, indica que el viernes, la Casa Blanca trató de desviar las críticas a los asociados de Trump y sus reuniones con los funcionarios rusos, mediante paralelismos con el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer, que fue fotografiado en unión del presidente ruso, Vladimir Putin, en 2003.

En una maniobra táctica de distracción característica, Trump tuiteó una vieja foto de Schumer y Putin sonriendo y merendando con el mensaje: “Debemos iniciar una investigación inmediata sobre @SenSchumer y sus lazos con Rusia y Putin. ¡Un hipócrita total!

Schumer respondió rápidamente: “Felizmente, hablo: mi contacto con el Sr. Putin y sus asociados tuvo lugar en el ’03, a plena vista de la prensa y el público bajo juramento. ¿Lo haría usted y su equipo?”

En declaraciones a los reporteros, Sarah Sanders, subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, se hizo eco del Presidente: “Me refiero a Chuck Schumer sentado y tomando unas copas con Putin, eso no es una noticia; pero, aparentemente, un voluntario para una campaña se topó con uno en una conferencia con, una vez más, decenas de otros embajadores, es de interés periodístico”.

Sobre esto, Nancy Pelosi, líder de la minoría de la Cámara de Representantes, dijo que la decisión del procurador general de recusarse de una investigación sobre la interferencia de los hackers respaldados por Rusia en las elecciones presidenciales del año pasado no fue lo suficientemente lejos.

“Todo el mundo sabía que había algo completamente fuera de lugar ocurriendo, por lo que para él decir, ‘bueno, yo sólo estaba reuniéndome con él en el curso normal de una reunión de senadores con un embajador’, el embajador de Rusia, todo el mundo sabía que estaba hackeando nuestro sistema, eso es más que ingenuo”, dijo a un evento organizado por Politico en Washington. “Es casi penoso. Es casi patético”.

“Así que no dijo la verdad, y ahora ha salido a flote que no dijo la verdad; y ahora lo que vemos es que hay otras personas en el gobierno de Trump que se reunieron con el embajador de Rusia, a la vista uno de los más altos oficiales de inteligencia del gobierno ruso, en Washington DC”, dijo.

“So he did not tell the truth, and now it has come out that he did not tell the truth, and now what you see is there are other people in the Trump administration who have met with the Russian ambassador, in view of some one of the biggest intelligence officers of the Russian government, in Washington DC.”

Algunos informes de los medios de EE.UU. han insinuado que Kislyak actúa como un reclutador de espías, un cargo que Moscú ha ridiculizado como paranoia.

Pelosi agregó: “Esta recusación es una admisión de que algo pasó, pero eso no es suficiente. Hay dos cosas. Una es la recusación como sustituto de la campaña del entonces candidato Trump y tener comunicación con el gobierno ruso sabiendo que estaban hackeando nuestro sistema. De eso se trata la recusación, por apretado que sea”.

“La otra parte es la posibilidad de perjurio, lo cual es penado por la ley para cualquier otra persona. Y ciertamente, deberíamos mantener el estándar para la persona de mayor rango de la ley en nuestro país”.

Sessions, quien fue el primer senador en apoyar a Trump por la presidencia, dijo en su audiencia de confirmación en enero que “no tenía comunicación con los rusos” y no sabía nada de otros miembros de la campaña.

Los demócratas le han pedido varias veces que se recuse de todas las investigaciones potenciales, volver a testificar ante el Congreso, renunciar o ser acusado de perjurio, al tiempo que exigen una comisión independiente para investigar. Richard Blumenthal, senador por Connecticut, instó al acosado procurador general a regresar al comité judicial del Senado para “testificar bajo juramento” sobre la conversación con Kislyak en su oficina.

“Me gustaría que él explicara lo que se dijo durante esa reunión del 8 de septiembre”, dijo Blumenthal al programa “Morning Joe” de MSNBC. “Y también qué salió de eso, y también qué otros encuentros pudieron haber, porque si él nos engañó en cuanto a esa reunión, ¿cuáles otras reuniones él también pudo no haber revelado”.

El congresista Adam Schiff, el principal demócrata del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes, pidió que se suspendan las sesiones, diciendo que él “obviamente engañó” al Senado sobre los contactos con funcionarios rusos y exigió que se nombrara un fiscal especial.

Schiff también acusó al director del FBI, James Comey, de retener información crucial sobre su investigación sobre la intromisión de Rusia en las elecciones y planteó la posibilidad de citar a la agencia.

 “Yo diría que en este momento sabemos mucho menos de lo que el FBI sabe”, dijo el demócrata de California a periodistas después de una reunión informativa con Comey. “Agradezco que tuviéramos una larga sesión de información y un testimonio del director hoy, pero para que podamos hacer nuestra investigación de una manera completa y creíble, vamos a necesitar que el FBI coopere plenamente, que esté dispuesto a decirnos la extensión y amplitud de las investigaciones de contraespionaje que están llevando a cabo. Hasta ahora, el director no estaba dispuesto a hacer eso”.

En declaraciones a Fox News el jueves por la noche, Sessions, exsenador de Alabama, reiteró que no habló de la campaña con Kislyak. “Cuando hice campaña por Trump, no estaba involucrado con nada de eso”, dijo. “Puedes estar seguro”.

A pesar de las conclusiones de las agencias de inteligencia estadounidenses, Sessions se negó a decir si Putin favorecía a Trump por encima de Hillary Clinton en la carrera presidencial. “Nunca me dijeron eso”, le dijo al anfitrión, Tucker Carlson. “No tengo ni idea, Tucker… Tendrías que preguntarles a ellos”.

Trump ha negado consistentemente tener relaciones comerciales o políticas con Rusia, pero también ha sido visiblemente reacio a criticar a Putin y ha planteado la posibilidad de revisar las sanciones contra el país. Los opositores argumentan que hay evidencia circunstancial de que Trump concertó con Moscú para ayudar a su campaña, pero las pruebas definitivas se han mantenido al margen.

El mes pasado, el asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, se vio obligado a dimitir en medio de la controversia sobre sus conversaciones con Kislyak a finales de diciembre.

El jueves, surgió que Kushner se unió a Flynn en una reunión privada con el embajador en la  Trump Tower, en Nueva York. Otro auxiliar de campaña, Carter Page, no negó que conociera a Kislyak durante la convención nacional republicana. Y el Wall Street Journal informó que el hijo de Trump, Donald Jr, probablemente recibió al menos 50,000 dólares por una aparición a finales del año pasado en un “thinktank” francés cuyo fundador y su esposa tienen fuertes lazos con Rusia.

Trump, mientras tanto, dijo que Sessions era el blanco de una “cacería de brujas” y declaró su “total” confianza en él. Tuiteó: “Toda esta historia es una manera de salvar la cara para los demócratas que perdieron una elección que todos pensaban que ellos iban a ganar. Los demócratas están exagerando su juego. Perdieron la elección, y ahora perdieron el control sobre la realidad”.

Par | 2017-03-04T18:49:40+00:00 4 mars, 2017|Catégories : République Dominicaine|Mots-clés : , |0 commentaire

À propos de l'auteur :

Diplômé en Gestion d’entreprise, entrepreneur depuis plus de 15 ans ayant l’expérience de grands groupes de l’industrie agro-alimentaire dont Nestlé Nespresso.
Résolument tourné vers les nouvelles technologies et leur intégration pour l’entreprise